Enfoques Proactivos y Reactivos en el Tratamiento

Creo firmemente que el enfoque adecuado de tratamiento para el TDAH debe tener componentes proactivos y reactivos. Llamo componentes proactivos a aquellos que son dirigidos a apoyar y estimular el desarrollo de la persona. Ejemplos en el libro Hiperactivo… :

  • Fortalecer la autoestima (capítulo 9)
  • Educarse y entender el TDAH y su impacto en la persona afectada, en uno como padre y en la familia (capítulo 10)
  • Fomentar una comunicación efectiva (capítulo 11)
  • Facilitar comportamientos apropiados (capítulo 12)
  • Apoyar el aprendizaje escolar (capítulo 16)
  • Adaptar el currículo escolar y las prácticas de enseñanza (capítulo 17).

Además de estimular el desarrollo pleno de la persona, estos componentes proactivos tienen el objetivo adicional de prevenir problemas graves a lo largo del desarrollo.

Los componentes reactivos son aquellos dirigidos al control o supresión de los síntomas del TDAH. Naturalmente, esto es esencial para facilitar el aprendizaje y ayudar a la persona a lidiar eficazmente con los requerimientos de la escuela, el hogar, el trabajo y la sociedad. Los dos componentes cuya efectividad ha sido demostrada en cientos de estudios científicos son :

  • las estrategias de modificación o terapia de conducta (p. ej., establecer reglas, dar instrucciones claras, crear un ambiente organizado y la aplicación sistemática de consecuencias positivas y negativas en la escuela y en el hogar (capítulo 12, 13, 14, y 17),
  • la farmacoterapia (capitulo 15).

Estas dos modalidades de tratamiento se aplican donde la persona se desenvuelve, es decir, donde es necesario manejar los síntomas, como por ejemplo en el hogar, la escuela y el trabajo. Este acercamiento es crítico ya que las personas con el TDAH presentan una capacidad disminuida para autorregular el comportamiento y tienen mayor necesidad de un manejo externo de su conducta al no poder responder tan bien como otros al manejo propio. (Barkley, Murphy, Bauermeister, 1998; Barkley, 2006; Nigg, 2006).

Naturalmente, además de estas dos modalidades de tratamiento, terapia de conducta (niños) o cognitiva conductual (adolescentes y adultos) y medicación, las personas con el TDAH podrían necesitar otras terapias dirigidas a corregir las dificultades motrices, del lenguaje, o del aprendizaje que puedan estar presentes. También es esencial adaptar o revisar el programa escolar de los estudiantes con el TDAH, así como facilitar el desarrollo de una comunicación efectiva entre padres y maestros. Finalmente, a menudo es necesario que el niño reciba terapia psicológica si presenta otras dificultades emocionales, como por ejemplo si está deprimido o ansioso, o terapia familiar si la comunicación y el equilibrio de la vida familiar está afectado.

Tema anterior: En Detalle – Implicaciones para la política pública

Próximo tema: En Detalle – Modificación o terapia de conducta – Farmacoterapia

AtencionDrBauer.com corre en WordPress. Diseñado por Woo Themes