Estudio de Persistencia del TDAH y del TDAH No Especificado

Bauermeister, J.J., Bird, H. R., Shrout, P.E., Chávez, L., Ramírez, R., & Canino, G. (2011). Short-Term Persistente of DSM-IV ADHD Diagnosis: Influence of Context, Age, and Gender. Journal of the American Academy of Child and Adolescent Psychiatry ,50, 554-562.

Este es el primer estudio que evalúa la persistencia del TDAH y del TDAH No Especificado (NOS por sus siglas en inglés) en muestras probabilísticas y representativas de la población, utilizando los criterios diagnósticos del DSM-IV en todas las fases de la investigación.

Estudiamos, en un período de tres años, niños puertorriqueños de 5 a 13 años que residían en diferentes contextos (área metropolitana de San Juan, Puerto Rico y sur del Bronx, Nueva York, Estados Unidos). Asignamos el diagnóstico del TDAH-NOS a los niños que cumplían con los criterios del TDAH en el DSM-IV excepto: (a) edad de inicio o (b) 6 o más síntomas en cada dimensión (específicamente presentaban de 3 a 5 síntomas de inatención o de hiperactividad-impulsividad). Resumo a continuación los hallazgos.

Persistencia Global a Corto Plazo e Implicaciones

TDAH. Cuando el resultado (outcome) se define como presencia del TDAH o del TDAH-NOS, la tasa mediana de persistencia global para el TDAH fue 50%. En comparación con aquéllos que no tenían el diagnóstico, los niños con el TDAH al empezar el estudio (Fase 1) tenían un riesgo 14 veces mayor de tener el diagnóstico del TDAH o del TDAH-NOS en la Fase 2 o 3. Cuando la definición de resultado se restringía al TDAH únicamente, la tasa mediana de persistencia fue 37%.

TDAH-NOSPara este diagnóstico la mediana de la tasa de persistencia fue 30% cuando el resultado se definía como presencia del TDAH o del TDAH-NOS y 8% si el resultado era solamente presencia del TDAH. Los niños con el diagnóstico de TDAH-NOS tenían un riesgo 6 veces mayor de presentar el TDAH o el TDAH-NOS.

Implicaciones. Los clínicos, educadores y padres deben prestar atención a niños con un historial de TDAH que continúan presentando problemas de atención y/o de hiperactividad-impulsividad, aunque no cumplan con todos los criterios diagnósticos del trastorno.

La tasa global de persistencia fue menor de lo que se encuentra en estudios longitudinales con muestras clínicas que tienden a ser más homogéneas en cuanto a la severidad del diagnóstico. Este resultado invita a reflexionar si al hablar del TDAH estamos olvidando que hay diferencias en las características y factores de riesgo entre los niños con un TDAH severo y los que son representativos de la población general, los cuales tienen diferentes niveles de severidad. Al olvidar que la mayoría de las investigaciones usan muestras clínicas, al educar acerca del TDAH podríamos estar desinformando a los padres, educadores y otros profesionales y transmitiendo información que es válida para aquellos que asisten a tratamiento pero que no describe necesariamente al niño típico con TDAH.

II. Influencia del Contexto, Género, Edad e Implicaciones

Para poder estudiar plenamente la persistencia del trastorno y su expresión sintomática, definimos el resultado final (outcome) en términos de la presencia del diagnóstico del TDAH o del TDAH-NOS.

Contexto y género. No encontramos que el contexto o el género afectara la tasa de persistencia del TDAH o del TDAH-NOS 2 años después. Los resultados para la variable contextual nos sorprendió. Anticipábamos que la tasa de persistencia en el Bronx sería mayor que en Puerto Rico toda vez que las familias en esta última comunidad están expuestas a menos factores de riesgo para el desarrollo disfuncional de los niños.

Edad de los niños al empezar el estudio. La edad de los niños con el TDAH-NOS afectó el resultado. La tasa de persistencia del TDAH-NOS para los niños que al empezar el estudio tenían de 10 a 13 años de edad fue mayor que para los niños que tenían de 5 a 10 años (Tabla 2). Hicimos análisis adicionales para entender este hallazgo. Encontramos que los niños mayores que cumplieron con los criterios diagnósticos del TDAH excepto el de edad de inicio, fueron los que estaban en mayor riesgo de continuar presentando el TDAH-NOS (Gráfica 1).

Implicaciones. La persistencia a corto plazo del TDAH o del TDAH-NOS en niños del mismo grupo étnico (puertorriqueño) no se expresa en forma diferente en contextos y género diferentes.

Los resultados apoyan las investigaciones que han cuestionado la utilidad clínica y validez del criterio diagnóstico de edad de inicio (antes de los 7 años) de los síntomas del TDAH y que sugieren que este criterio debe ser elevado a una edad mayor (por ejemplo , de 12 a 16 años).

La tasa de persistencia del TDAH puede subestimarse en los estudios longitudinales que solamente miden el síndrome completo del TDAH. Los niños que con el tiempo dejan de cumplir con todos los criterios del trastorno no necesariamente están en remisión y pueden estar en necesidad de tratamiento. Es necesario revisar los criterios diagnósticos del TDAH en el DSM 5 de forma tal que correspondan al desarrollo del niño, adolescente o adulto.

La categoría diagnóstica del TDAH-NOS necesita ser revisada y definida con mayor precisión en el DSM-5. Los criterios utilizados en nuestro estudio podrían usarse para operacionalizar el síndrome de TDAH-NOS con un mayor grado de especificada.

Regresar a la sección de Investigación.

AtencionDrBauer.com corre en WordPress. Diseñado por Woo Themes